La historia del pescador que cruzó las olas en su viejo Ford 100 y se difundió muy rápidamente

Hace unos días, un grupo de turistas relajados se interesó en tomar una camioneta Toyota Hilux 4×4 completamente nueva instalada en la playa de Las Grootas cuando estaba a la vista, las olas crecientes cruzaron evitando las enormes piedras y el borde escarpado del valle. Ganar 1974 Ford 100. Literalmente “caminó” sobre el agua.

La risa cubrió el asombro y la sorpresa de los presentes. La máquina se descubre y se carga con madera sobrante y otros utensilios, sofisticada sin evitar la marea alta de la bahía de San Matías. Como si fuera un barco. Una vez que terminó la sección difícil, su conductor Christian Vermapaz, de 35 años, un tendero local, dio la bienvenida a los visitantes que se inscribieron con su teléfono celular, pisaron el acelerador y se alejaron de la costa. Publicidad real en la medida de lo inimaginable.

“Estamos todos, estamos todos aquí porque el Hilux se atascó”, gritó una de las personas al lado del camión, cuestionando lo que notaron sus ojos. Ocurrió el 18 de diciembre.

Por supuesto, el video está grabado en la región de Sutano, Se volvió viral. Su historia tuvo tal efecto en la audiencia que la propia Ford se puso en contacto con el artesano por teléfono. Te ofrecemos una restauración completa de tu vehículo en funcionamiento.

El tendero lo compró en 2018, pero aprendió a conducir hace unos años en un modelo Ford más antiguo. Aunque la asistencia no es mala para él, Firmapaz admite que no transportó el auto porque muchas veces lo ensamblaba con secciones de otros vehículos similares. Algunas son compras devueltas, otras son fracciones utilizadas que no dejan evidencia de una transacción. El motor, por ejemplo, es un V6 y este piso originalmente venía con un V8, explica. Sin la conversión, la empresa indicó que no podría iniciar los trámites correspondientes.

Ford estaba dispuesto a proporcionar un gerente para acelerar el proceso. Por ahora, la cosa está por verse. Mientras tanto, su 74 Ford 100 Nunca lo dejes al acecho y mucho menos en el aguaEl explica Clarín Cazador y hombre del momento. “El teléfono nunca deja de sonar, y lo contesto y no tengo tiempo para trabajar. Eso es fama, como me dicen aquí, pero Por la fama, me moriré de hambreEs broma.

Fawar llegó al punto en que los amigos y conocidos de Firmapaz en Facebook subieron una página titulada: “Que FORD le dé a Christian Firmapaz un camión como regalo”. Tiene 8.500 miembros. La idea original era encargar una camioneta de 0 kilómetros a la empresa, pero después de llamar a Ford, se convirtió en un espacio de recaudación de fondos para la humilde familia de tenderos. “Estoy muy agradecido con aquellas personas que quieren ayudarme de otra manera”, confirma. Tiene una esposa, Viviana, y tres hijos, de 18, 11 y 7 años.

Firmapaz es parte de la comunidad Pulperos de Las Grutas, que vive en modestas plazas ubicadas entre San Antonio Oeste y Las Grutas. Son casas construidas en madera y apenas cubiertas con láminas y otros restos de propiedad. Desde este punto parten armados con sus anzuelos, hacia El Sótano, el Fuerte Argentino, entre otras picadas. En temporada Pasan la mañana y la tarde recogiendo pulpos Venden a mayoristas y restaurantes. Los pescadores artesanales dicen que un buen día puede significar pescar 50 pulpos, o el equivalente a un kilogramo. Ese kilogramo podría venderse al por mayor este verano entre 350 y 500 pesos. En invierno, muchos artesanos trabajan como constructores.

READ  Coeur d'Alene Press

Pero Firmapaz tiene su “rancho” donde late, en Fuerte Argentino, a unos 15 kilómetros de su casa en el barrio La Loma de San Antonio Oeste. “Cuando venimos a almorzar, salimos a las tres de la mañana, y en ocasiones seguimos hasta la tarde”, explica. Cuando no está en el mar, el pescador vende la madera que encuentra en la montaña. “Salgo a las 3 o 4 de la mañana y voy a los campos sin carretera, y el camión se usa mucho allí, por eso siempre busco repuestos viejos en los talleres, también voy a vertederos y si no busco llantas viejas allí, trabajo”, dice.

Solo el día que Firmapaz fue registrado Regresé de buscar leña en el duro desierto Que rodea Las Grootas y se encuentra en la Bahía de San Matías. Estaba cansado y cómo confiar en su camión. Decidí cortar la carretera en la playa. El resto lo conoce la historia. “Espero que se haga algo para abordar el camión”, dice el pescador. En su voz no hay ni ira ni esperanza.

Río Negro. Reportero

Como

Legg att eit svar

Epostadressa di blir ikkje synleg. Påkravde felt er merka *